¿POR QUÉ UN SENSEI EN BUDAS DE AGUA?

sensei

En la tradición cultural china y japonesa la figura del instructor de cualquier disciplina es reverenciada como la figura de un padre. No es un padre, pero es alguien a quien se respeta cómo a un padre. ¿Por qué es importante esta figura? En nuestra cultura occidental de muy pocos años de vida al comparase con otras civilizaciones asiáticas, la figura del maestro no es respetada como se debería debido primordialmente al hecho de que muy pocos estudiantes sienten amor por el estudio y el aprendizaje. Si no se desea aprender, el instructor no va a ser respetado y mucho menos reverenciado. El proceso educativo necesita del alumno que desea aprender. Dentro de las culturas asiática y en la misma India, el “sensei”, “maestro” o “gurú” es necesario para poder iniciarse en cualquier disciplina, sea artística o espiritual.

En la escuela Budas de Agua el aprendiz se dará cuenta casi inmediatamente del trato singular que los aprendices más veteranos tienen para su “sensei”. Un sensei es un instructor calificado que empleará el método más propicio, las artimañas necesarias, el tono de voz más adecuado, y hasta la ironía verbal o física para ayudar a su discípulo – que ha asistido con ganas de “aprender” la caligrafía china –  a lograr este propósito. Esta escuela no es un “negocio”, es una “institución para el estudio” consciente de este arte/escritura.

En Budas de Agua no hay prisa, solo existe la buena intención. El sensei “ve” y “comprende” el espíritu del aprendiz de inmediato y muy claramente: solo tiene que observar su actitud y sus trabajos. La caligrafía es por esta misma razón llamada “huellas del alma”. El espíritu del practicante plasma su trabajo y el sensei “lee” su proceso mental. El instructor le ayudará a abrir su mente y a pacificar su espíritu a través de instrucciones personalizadas. El discípulo debe aprender a dominar su ego y a despertar su mente.

En nuestra escuela los tres primeros niveles te brindan la oportunidad de comprender bastante bien lo que es esta escritura y a conocer los principios del dibujo Zen que se basa en sugerir objetos o personas de manera sencilla y no tan elaborada.

Si un alumno desea seguir su estudio de la caligrafía china puede estudiar  seis niveles más. El noveno taller se llama Taller de Maestros y se realiza entre instructores graduados de esta escuela. En este taller el grupo de senseis practica con su sensei y a cada quien se le asigna un trabajo caligráfico especial.

Cada graduado (shodoshi) de la escuela ha alcanzado el nivel de competencia y el grado de humildad necesarios para hacerse instructor de esta disciplina. Uno no puede hacerse un sensei si uno no tiene un sensei que lo acredite como tal.  Por eso existe el sensei.

Paul Quintero estudia la caligrafía desde 1981 (ha sido discípulo del sensei y monje Zen Jacques Fussadier, la sensei Mary Onari y el Shifú Marcos Fung) y es iniciado en el Zen por el sensei Yves Carouget y luego ordenado en el Budismo como monje Zen por el sensei Taisen Deshimaru. Recibió a su vez el tercer Dan en Karate Do del sensei Kunio Tanabe. Esta herencia artístico/espiritual/marcial le concedió la inspiración necesaria para fundar esta escuela sobre estos tres pilares en 1999.

El sensei Luis Barrios – uno de los discípulos más antiguos del sensei Paul Quintero – junto con un grupo destacado de nuevos senseis: Hugo Ballesteros, Rubí Uzcátegui, Leonardo Aguilera, María Busing, Neria Ceballos, Miriam McGee y María Jacqueline Pérez forman parte del destacado equipo con el que cuenta esta escuela  para promover esta disciplina. No llegaron a este nivel por casualidad, sino por méritos. Cuando uno dice soy discípulo(a) de tal o cual sensei, está informando que tiene un linaje. Sin este linaje, no hay certificación ni autorización verdadera para transmitir una disciplina.

Nota: El término chino Shifú se traduce como “padre adoptivo”. Equivale al termino Sensei en japonés.

Anuncios

8 pensamientos en “¿POR QUÉ UN SENSEI EN BUDAS DE AGUA?

  1. Quien crea que asistiendo a los talleres “ganará” algo, esta perdiendo su tiempo. Quien asiste con la genuina intención de aprender este arte y de dejarse guiar por el Sensei se dará cuenta de que al salir de cada taller habrá perdido un pedazo de su ego.
    Desaprender nuestros malos hábitos, prejuicios, miedos, apegos, agitación mental, es en realidad la más valiosa de las enseñanzas.

    Muchas gracias al Sensei Paul y al Sensei Luis por su dedicación!

    Mis respetos para todos los Shodoshis y Senseis, Gassho

  2. Gracias Paul por este nuevo aporte conceptual en el universo de la Caligrafía China. Aprovecho para reiterarte mi interés en aprender este arte y te vuelvo a consultar si tus talleres pueden ser on-line para que quienes vivimos en otro país pudiéramos acceder a ellos. Con afecto, desde Uruguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s