EL IMPULSO, LA BELLEZA

Arte espontaneo.

Arte espontaneo.

Donde estés, trazar es un deleite. Cuando viajo siempre llevo conmigo un pincel, un sello y tinta china.  A lo mejor se atraviesa una tabla vieja, o una pared, o algún cartón desgastado, o una hermosa cartulina que desea ser acariciada por la magia de los caracteres chinos.  Mis amigos me guardan tablas encontradas en la playa, piedras de río y  lámpara de papel para que mis manos escriban frases budistas o poemas de amor sobre ellas. Esto es gratificante. No tiene precio. El maestro de caligrafía en la fotografía superior ni siquiera soltó su gato para trazar sus caracteres. Su trabajo incluye al gato. El gato no perturba, su energía se suma a la  del maestro. En nuestra escuela Budas de Agua en Caracas también tenemos un gato. Este camina entre los aprendices de caligrafía china y los practicantes de zazen: anima y aprende.

Sensei Paul Quintero / Monje zen / Sensei de Caligrafía China

Anuncios

2 pensamientos en “EL IMPULSO, LA BELLEZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s