HISTORIA DE LA ESCRITURA EN JAPÓN / ORIGEN DE LOS “KANAS”

Escritura mixta.

Escritura mixta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El idioma japonés en su origen no tenía escritura propia, pero debido a la proximidad al continente chino, Japón sufrió una “invasión cultural”, la cual se produjo en dos fases, una se produjo en el siglo III a través del Confucionismo (un sabio coreano introdujo la cultura china a través de esta religión), y la otra en el siglo VI, esta vez a causa del Budismo; los japoneses utilizaron la grafía china para escribir su idioma y su literatura.  Esto  empezó a ocurrir alrededor de los siglos IV y V de nuestra era. Las primeras escrituras que Japón adoptó de China fueron los caracteres vinculados al Budismo.

 

 

Una vez introducidos los kanji (ideogramas), el SHO DO (caligrafía japonesa)  tuvo una acelerada difusión durante los 70 años que duro el periodo Nara, en paralelo al afianzamiento del Budismo.

 

 

Si bien en un principio resultó apropiado el uso de los kanji (ideogramas) chinos, que no nos olvidemos responden a conceptos o ideas, estos se pronunciaban de distinta manera (ya que se pronunciaban en japonés) por lo que se creaban muchas dificultades, al encontrarnos ante un ideograma (kanji) que tenía un mismo significado en China que en Japón pero que se pronunciaba de distinta manera. Debido a esto hace unos mil años en la Era Heian (siglo IX), los japoneses desarrollaron a partir de letras chinas dos formas de escrituras silábicas (esto es “que no se ajustan a la idea, sino a la pronunciación”), la denominada Hiragana, y la denominada Katakana, más conocidas como Kanas.

 

 

Por lo tanto a partir de la Era Heian los japoneses han usado tres tipos de letras o formas de escritura en su idioma: Kanji, Hiragana y Katakana. Ya en el siglo X estas escrituras se habían difundido por todo Japón popularizándose su uso por la clase alta; fueron las mujeres las que adoptaron mayoritariamente el Kana (Hiragana y Katakana), al encontrar aquí una mayor facilidad y libertad para expresar sus sentimientos.

 

 

Hiragana (ひらがな)

 
Deriva de una simplificación del estilo cursivo. En el siglo VIII un poeta de Nara, llamado Kibi no Mabi uso los primeros kana, en la difusión del hiragana tuvieron mucha importancia un montón de poetisas (mujeres) de la era Heian.

 

 

Se creó por deformación de letras chinas, y permite por si solo escribir todo el idioma, aunque lo normal es utilizarlo para la declinación de verbos y adjetivos, partículas y todas aquellas partes que no puedan expresarse con kanji. Es el primer paso para aprender la escritura, y está compuesto por trazos sencillos y curvados, con lo que da una apariencia suave, proviene su nombre del vocablo “hira” que significa “llano”.

 

 

Katakana (カタカナ)

 
Se formó usando partes de letras chinas, (“kata” significa “una parte”) y su uso más común es para escribir palabras o nombres que provienen del extranjero, también se usa para onomatopeyas o para resaltar ciertas partes del texto, por lo que podría asimilarse a las mayúsculas del español. El Katakana se diferencia del Hiragana al tener trazos más derechos y abruptos.

 

 

Al contrario que el hiragana que proviene del estilo “sokode”, que es el estilo femenino del “man´yogana”, el katakana proviene de un estilo más masculino llamado “onokode”.