EL ARTE DEL SENSEI PAUL QUINTERO EN LOS ANGELES, CALIFORNIA

dharma bums

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ah, thank you my friend Paul! Did you receive my other email about your art work? Funny thing, I want them all!!! haha…thanks so much my dharma brother, truly beautiful! I have never seen more beautiful work!

Absolutely incredible work! Truly beyond words…Thank you!!! I have never seen more beautiful expression of heart and mind, I mean that…

Deep Gratitude!

Jeff

 

 

 

 

 

 

 

Gracias mi amigo Paul, recibiste mi correo sobre tu arte? Lo gracioso es que quiero quedarme con todos tus trabajos. Muchísimas gracias mi hermano del Dharma. Realmente hermoso. Nunca había visto un trabajo tan bello.

 

Absolutamente increíble tu trabajo. No hay palabras para expresarlo. Muchas gracias. Nunca había visto una expresión mas bella del corazón/mente. Te lo aseguro.

 

Mil gracias!

 

Jeff

 

 

 

 

COMENTARIO:

 

Para apoyar a Dharma Bums en los Angeles, California envié cerca de cincuenta obras entre dibujos y caligrafías a esta organización Zen nacida hace muchos años en U.S.A.  La idea es que a través de su venta puedan ayudarse en sus gastos mensuales para mantener viva su organización. Dharma Bums tiene una historia muy relevante en el Zen estadounidense y poder llevar el Dharma hasta allá a través de mis dibujos es una extensión de mi colaboración para la “obra esencial del Buda”. En el Zen no hay barreras, solo mentes limpias, alegres y armónicas. La traducción es del correo que Jeff (su director actual) me envía desde su sede. La foto es de Jeff con una de mis obras. Seamos creadores y colaboradores con nuestro Zen en Venezuela. Asistir al zazen o a una sesshin no es suficiente. Cada uno debe apoyar como sea a nuestra difusión del Dharma. Ábranse y sean amables, generosos con sus dojos. Un poco de té, algunas cobijas, una cuota especial para comprar objetos de limpieza, una docena de platos, cincuenta tazones…esto todo lo necesitamos. Aprendan a ser budistas dando todo por la Vía. ¿Para qué acumular dinero y objetos que a nadie ayudaran?

 

Sensei Paul Do Sho Quintero.

ESCRITO A MANO

pluma

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuánto hace que no experimentamos el placer de recibir una carta manuscrita en letra cursiva? La caligrafía es una habilidad humana en rápida extinción, porque ya casi no se enseña en las escuelas. Cuando se emplea una lapicera, en general se lo hace para escribir con letra de imprenta. Stefano Bartezzaghi y María Novella de Luca, periodistas italianos interesados en el tema, se preguntan si la preocupación por el ocaso de la escritura cursiva responde a la nostalgia o constituye una emergencia cultural. Muchos expertos se inclinan por la última alternativa. En Inglaterra se vuelve a usar la estilográfica para que los estudiantes aprendan la grafía. En Francia también se considera que no se debe prescindir de esa habilidad, pero allí el problema reside en que ya no la dominan ni los maestros. Aunque el mundo adulto no está aún preparado para recibir las nuevas inteligencias de los niños producto de la tecnología, la pérdida de la habilidad de la escritura cursiva explica trastornos del aprendizaje que advierten los maestros e inciden en el desempeño escolar.

En la escritura cursiva, el hecho de que las letras estén unidas una a la otra por trazos permite que el pensamiento fluya con armonía de la mente a la hoja de papel. Al ligar las letras con la línea, quien escribe vincula los pensamientos traduciéndolos en palabras. Por su parte, el escribir en letra de imprenta, alternativa que se ha ido imponiendo, implica escindir lo que se piensa en letras, desguazarlo, anular el tiempo de la frase, interrumpir su ritmo y su respiración.

Si bien ya resulta claro que las computadoras son un apéndice de nuestro ser, hay que advertir que favorecen un pensamiento binario, mientras que la escritura a mano es rica, diversa, individual, y nos diferencia a unos de otros. Habría que educar a los niños desde la infancia en comprender que la escritura responde a su voz interior y representa un ejercicio irrenunciable. Es ilógico suponer que la tendencia actual se revertirá, pero al menos los sistemas de escritura deberían convivir, precisamente por esa calidad que tiene la grafía de ser un lenguaje del alma que hace únicas a las personas. Su abandono convierte al mensaje en frío, casi descarnado, en oposición a la escritura cursiva, que es vehículo y fuente de emociones al revelar la personalidad, el estado de ánimo. Posiblemente sea esto lo que los jóvenes temen, y optan por esconderse en la homogeneización que posibilita el recurrir a la letra de imprenta.

Porque, como lo destaca Umberto Eco, que interviene activamente en este debate, la escritura cursiva exige componer la frase mentalmente antes de escribirla, requisito que la computadora no sugiere. En todo caso, la resistencia que ofrecen la pluma y el papel impone una lentitud reflexiva. Muchos escritores, habituados a escribir en un teclado, desearían a veces volver a realizar incisiones en una tableta de arcilla, como los sumerios, para poder pensar con calma. Eco propone que, así como en la era del avión se siguen tripulando barcos a vela, sería auspicioso que los niños aprendieran caligrafía, para educarse en lo bello y para facilitar su desarrollo psicomotor.

Como en tantos otros aspectos de la sociedad actual, surge aquí la centralidad del tiempo. Un artículo reciente en la revista Time, titulado Duelo por la muerte de la escritura a mano, señala que es ése un arte perdido, ya que, aunque los chicos lo aprenden con placer porque lo consideran un rito de pasaje, “nuestro objetivo es expresar el pensamiento lo más rápidamente posible. Hemos abandonado la belleza por la velocidad, la artesanía por la eficiencia. Y, sí -admite su autora, Claire Suddath-, tal vez seamos algo más perezosos. La escritura cursiva parece condenada a seguir el camino del latín: dentro de un tiempo, no la podremos leer”. Abriendo una tímida ventana a la individualidad, aún firmamos a mano. Por poco tiempo.

Guillermo Jaim Etcheverry

revista@lanacion.com.ar

 

 

 NOTA: Mi agradecimiento a Geraldine Betancourt – nuestra representante oficial de Budas de Agua en Barquisimeto – por enviarnos este maravilloso texto sobre la caligrafía cursiva. Realmente se destaca la importancia de la conexión cuerpo/mente. Cada taller de Caligrafía China nos permite entrenar nuestra mente a través de nuevos retos para hacerse más creativa y más amplia.

 

¿PARA QUÉ ASISTIMOS UN TALLER DE CALIGRAFÍA CHINA?

Conocer y entrenarse en este arte/escritura milenario es una experiencia secreta en la cual entenderás el origen de los caracteres chinos, el trazado del dibujo Zen y ampliarás tu conocimiento de esta cultura misteriosa, mágica y  asombrosa.

Un taller es una experiencia personal, y como tal tu espíritu encontrará la manera de plasmar los trazos para vivir la experiencia única de “escribir chino”. Esta es tu oportunidad. El Sensei Paul Quintero conduce estos talleres desde 1.999 para todo el país, y todas las personas que logran intimar con el espíritu de esta cultura mágica, desarrollan una intuición y una manera de ver y vivir la  vida propia de los países asiáticos. Es un viaje sin límites, y la tinta será el mar por el cual navegarás. Asiste y disfruta de estos encuentros artístico/culturales únicos en nuestro país. Desarrolla tu confianza en ti mismo y tu libertad para expresarte. Aprende a descubrir y cultivar tu expresión artística de acuerdo al método de la Escuela Budas de Agua. El Sensei Paul Quintero, junto a un grupo selecto de instructores graduados de su escuela, te guiará por el mundo de la “escritura elegante”.

No es leyendo sobre la cultura china, ni visitando sus monumentos que conocerás el origen de la sagacidad mental de sus habitantes;  solo quien toma un pincel y traza sus sinogramas (caracteres) puede sentir sobre el papel el ingenio pasmoso de estos “hacedores de imágenes”.

paul buda

manos

TALLER DE CALIGRAFIA CHINA EN EL LIMON

zen_brushwork

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Saludos! Este domingo 28 de julio tendremos un nuevo taller de Caligrafía China en El Limón, Estado Aragua. Si deseas iniciarte en este arte/escritura milenario, este es el momento. Los talleres son un trabajo de moldeado de tu personalidad: tu mente debe poder adaptarse a los cambios requeridos para poder trazar  los caracteres chinos desde una nueva perspectiva mental. Si deseas caligrafiar con una mente indisciplinada no lograrás resultados positivos. Cada instrucción de parte de  tus guías en Budas de Agua busca  “deshipnotizarte”. Con una mente envejecida, terca, irreverente no podrás soltarte. Cada taller es una experiencia única. Cada instrucción busca liberarte de tus hábitos mentales fuera de moda.

Este es nuestro propósito en Budas de Agua. Cada taller llevara tu mente a un estado nuevo y desde allí podrás trazar tus caracteres chinos en total armonía.

La escritura china es un ejercicio psicofísico. Los instructores Tahiri Yepez y Paul Quintero te guiaran en este proceso de cambio. Al terminar tu taller veras las cosas de otra manera.

 La belleza de tu trabajo depende de la belleza de tu mente!

Nosotros pondremos el incienso, las galletas y el té. Te esperamos!

 

INFORMACION: Sensei Tahiri Yepez  – 0416 /3430845 y 0243 / 6730123.

zen callig