ARTE/EQUILIBRIO/TINTA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cultura china concede una gran importancia a la caligrafía. Ésta se fundamenta en la belleza visual de los ideogramas, la técnica de su realización y los preceptos metafísicos de la cultura tradicional china. La caligrafía es la escritura como arte. En Medio Oriente y en Asia la caligrafía se valora igual que la pintura. Los caracteres chinos son muy apreciados en el arte de la caligrafía.

 

El verdadero mérito de la escritura en China es su valoración artística, cuando al margen de utilizar determinados signos para expresar ideas o hechos, se utiliza esa grafía para crear una obra de arte en sí misma: eso es lo que llamamos caligrafía. Y aun cuando ya se cultivaba este arte cuando escribían sobre piedra o incluso sobre seda, es la aparición del papel y de la tinta lo que proporcionará una nueva dimensión a la expresión artística de la caligrafía china. El papel, es una de las grandes aportaciones de los chinos a la historia de la humanidad, y resulta determinante en la escritura porque es mucho más económico y absorbe la tinta. Esta es la otra gran aportación: la tinta, obtenida de esencias de madera o de pasta de hollín vegetal. Mezclada con agua y vertida en un tintero se aplicaba sobre el papel por medio de pinceles hechos con palitos de bambú y pelos de animal.

 

Con estos elementos los textos escritos se multiplican y no sólo con una finalidad administrativa o burocrática, sino ya como elemento de expresión artística a través de la literatura o la poesía. Pero no bastaba con verter los sentimientos por medio de lo escrito. La caligrafía, la forma en que se expresaban esos sentimientos por medio de los signos escritos tenía que ser coherente con lo que se escribía. La caligrafía así se convierte en un arte y los grandes calígrafos chinos se preocupan de aspectos como el ritmo del trazo, de las composiciones que adquieren los signos en el escrito, de la intensidad de la tinta de cada trazo, de la proporción entre las partes y el conjunto, o de los vacíos que se dejan o no entre signo y signo.

 

El gesto de escribir debe ir espontáneamente ligado al sentimiento que se quiere expresar, y ello unido al deseo de encontrar la belleza sobre el papel, convierte los textos caligráficos chinos, ciertamente, en una verdadera obra de arte.

 

Los caracteres, soberbias composiciones de trazos, pueden ser escritos según cinco estilos históricos -por lo general con pincel y tinta- que son: el estilo del sello (篆書 zhuànshū), el estilo de los escribas (隸書 lìshū), el estilo regular (楷書 kǎishū), el estilo corriente (行書 xíngshū) y el estilo de hierba (草書 cǎoshū).

 

Técnicamente hablando, la caligrafía china no encierra un gran misterio: depende de la habilidad e imaginación del escritor para lograr formas interesantes con sus trazos y para componer estructuras hermosas a partir de la distribución espacial de esos trazos. Como no se permite retocar ni sombrear, para lograr una caligrafía equilibrada y bella se requieren años y años de entrenamiento. La principal inspiración de la caligrafía china, así como de todas las artes en China, es la naturaleza. Cada trazo de la caligrafía, incluso los puntos, sugiere la forma de un objeto natural.

 

Como cada trazo está “vivo”, no se permite la regularidad estricta: una pieza terminada de caligrafía no es simétrica ni “perfecta”, sino que trasluce el sentimiento y el ritmo de quien la escribió.

 

Los talleres de caligrafía china de la Escuela Budas de Agua tienen como objetivo principal darle al participante la oportunidad de conocer los trazos, escribir sus primeros caracteres y…enamorarse de la belleza que esconde esta escritura. Dominar la caligrafía china no es el objetivo; despertar tu espíritu en un encuentro entre tú y la belleza si es el objetivo. Un solo taller te permitirá ver lo que realmente son cinco mil años de trabajo artístico. Se busca que el practicante descubra lo que antes no podía apreciar en esta danza de trazos que buscan seducir al intelecto y a las emociones. Bienvenidos a Budas de Agua. La tinta les espera!” Sensei Paul Quintero

Anuncios

LA ARMONIA SE BUSCA…Y SE ENCUENTRA TRAZANDO LINEAS!

Si practicas la Caligrafía China que no sea para que tus trabajos sean bellos. Si pones tu atención solamente en el trabajo, podrás ser un gran copista. Pero realmente se busca armonizar tu parte más sensible: tu espíritu. Al principio, bajo la dirección de tu(s) instructor(es) aprendes los trazos, su orden y a unirlos para crear una composición pictórica. Pero, si –como ya dije- solo deseas que tu escritura sea perfecta, pero sin sentimiento, entonces solo eres guiado por tu ego que desea destacarse y ser aprobado por muchos.

Escribir esta caligrafía exótica es igual a “armonizarte” desde adentro. Es tu espíritu quien debe educarse para que él mismo sea armónico y bello. Trazo tras trazo, tu ego pierde poder mientras tu espíritu brilla (mei shin) y así tus trabajos pierden la característica egoísta. Se practica la caligrafía para “olvidarse de sí mismo”.

¿Cómo se logra armonizarse? – Traza cientos de veces un carácter (Kanji) y cuando ya no creas más en tu capacidad para hacerlo bien aparecerá tu espíritu sincero y “escribirá desde el corazón”. Las personas que han estudiado los niveles de Post-Grado saben a lo que me refiero. En esos tres niveles se espera que tu espíritu haga el trabajo de la caligrafía, no tu mente.

 

La práctica de la Caligrafía China

Despierta  al espíritu dormido

Y este, animado y libre,

Pinta, usando el pincel y la tinta, la armonía del universo.

 

Con mucha calma, el espíritu se manifiesta.

 

 

ESE SELLO NO!

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace unos años durante un taller de caligrafía china, presente al grupo de principiantes unos sellos de madera que suelo tallar para que puedan sellar sus mejores trabajos. Uno de los sellos en particular, estaba algo manchado con la tinta roja y lucia “usado”. Una joven lo tomo y luego de mirarlo detenidamente lo rechazo porque se veía “usado”. Yo le dije que sí, pues era que yo lo había usado para sellar unas caligrafías mías pues me pareció bellísimo. Esto, sin embargo, no cambió para nada su apreciación de “usado”. No lo compró.

Más adelante, en el mismo taller, tome una tablita vieja recogida en el mar y con ella hice una demostración de cómo lo inútil (la vieja tablita) puede hacerse algo bello y útil con solo trazar unos caracteres en su superficie. Al ver la transformación su rostro se iluminó. Entonces dije: “Hace unas horas yo mostré los sellos de madera y esta joven rechazo uno que le gustaba por viejo y usado. Ahora su mente se da cuenta de que realmente lo viejo y rechazado puede convertirse – como dicen los chinos – en oro.”

Alguien del taller que había vivido los dos momentos dijo: “Sensei, y eso que usted mismo le dijo que el sello era suyo, que usted lo había usado para sus propios trabajos”.

La joven avergonzada se iluminó! – Así son las cosas en La Vía. Por supuesto que ya era tarde para retractarse y comprar el sello. El instante ya había pasado. Pero al menos, despertó a una nueva realidad. Para eso sirven los talleres de Caligrafía China. Descubrirás algo nuevo de ti durante el taller. – ¡Seguro!

 

 

 

LOS KANJIS EN EL PAISAJE (APRENDER VIENDO)

 

 

Este año 2012 se incluyó en la guía de Nivel Básico de los talleres de la escuela este significativo dibujo que nos explica como los niños japoneses aprenden los kanjis en sus escuelas. Como ven, es un paisaje y a cada parte del mismo se le coloca el caracter (Kanji)  para que el infante asocie el dibujo con la imagen. Así tenemos en el dibujo comenzando por la derecha MONTANA, MUJER y NINO. Frente a ellos un FUEGO y otro niño recolectando AGUA en un envase.  Detrás del niño pasa un RIO. Y en la montaña detrás del mismo niño tenemos a un hombre cargando piedras que saca del interior de una cueva, y su compañero con un martillo golpeándolas para descubrir si bajo el sucio hay ORO. Ese es el Kanji de ORO o METAL que está en lo alto de la parte media del dibujo. A la derecha del dibujo hay una ESCUELA (2caracteres juntos) y en su interior un profesor o Sensei (2 caracteres juntos) dándole clases  a unos niños. Frente a la escuela nacen unas plantas de la TIERRA.

Esto no solo es interesante. Es un método probado y comprobado. Por eso cuando se descifran los caracteres del primer nivel se les pide que dibujen con un lápiz lo que cada uno representa. Así nunca lo olvidaran. Cuando deseen aprender los Kanjis, recuerden dibujar a su lado lo que cada uno es. Mis saludos a todos los visitantes del Blog, especialmente a los nuevos calígrafos que se forman en este estudio! Sensei Paul Quintero.

NUEVOS CALIGRAFOS DE BUDAS DE AGUA – EL LIMON

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El taller de Caligrafía China en el Limón fue todo un éxito! El grupo de amantes de la cultura china trabajo con mucho entusiasmo y sus trabajos finales destacaron por su belleza y armonía. Felicitaciones a todos y esperamos verles de nuevo para seguir estudiando este maravilloso arte-escritura.

 

Sensei Paul Quintero / Sensei Tahiri Yepez.