LA IMPORTANCIA DEL SELLO EN LA CALIGRAFIA CHINA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En China, desde la antigüedad hasta nuestro días, lo mismo para asuntos oficiales que privados, tanto para los más insignificantes como para los de mayor trascendencia, el acto de imprimir el sello personal equivale a empeñar la propia palabra. Una vez que se ha firmado un documento, todavía es necesario el sello para que sea vinculante legalmente.

El sello con el nombre constituye, asimismo, un compañero inseparable de los calígrafos y pintores chinos. Los artistas siguen la costumbre de sellar sus obras, por lo que el sello tiene doble valor de firma y prueba de autenticidad. A pesar de su reducido tamaño, el sello desempeña un papel de extrema importancia en la vida de los chinos.

Estos sellos se graban a mano, mediante la técnica del tallado, combinan la belleza de los caracteres chinos y el dibujo de líneas.

Tradicionalmente, los materiales más utilizados en la elaboración de sellos eran el cobre para el pueblo en general, y el jade para el emperador y la nobleza. Ambos son materiales muy duraderos que debe fundir o pulir un artesano experimentado mediante un difícil procedimiento. Pero a finales de la dinastía Yuan (1271-1368), el insigne pintor Wang Mien comenzó a tallar sus propios sellos en pirofilita, mineral relativamente blando.

En un sello tallado por un hábil calígrafo, no sólo encontramos la belleza de los caracteres, sino también el efecto peculiar que se logra con el vaciado a cuchillo, en contraste con el conseguido mediante el esmerilado, lo que lo convierte en especialmente hermoso.

Este método pronto comenzó a gozar de gran popularidad entre los literatos de la época, que añadieron posteriormente un elemento nuevo al sello: en uno de sus costados, se escribía un poema que podía recitarse o cantarse y que expresaba los sentimientos y circunstancias del autor en el momento de tallarlo.

También podía limitarse a registrar su nombre, ciudad de origen y fecha en que se fabricó el sello. La decoración nos dice mucho acerca de la vida artística de la China de la época. Gracias al fuerte impulso que los literatos le dieron a lo largo de los siglos, el arte del grabado de sellos acabó por unirse a la pintura y la caligrafía tradicionales chinas, constituyéndose así las tres ramas de las bellas artes chinas.

Una vez que el sello ha sido tallado, debe impregnarse en tinta roja y trasladarse al papel para que verdaderamente se convierta en un objeto de uso práctico. Por este motivo, la tinta roja es uno de los elementos imprescindibles en el arte del sello. Esta se elabora a partir del cinabrio, compuesto de mercurio.

Son fundamentales el color y brillo de la tinta. Una buena tinta ha de ser de un color rojo intenso, brillante y capaz de conservar su belleza al cabo de los años. La porcelana es el mejor material para elaborar el recipiente.

La tinta se ha de remover cada cierto tiempo con un instrumento de marfil para evitar que el aceite quede arriba y la parte sólida se deposite en el fondo. Quienes se toman estas herramientas en serio guardan el recipiente con la tinta en una caja de madera o raso bordado para protegerlo de golpes y accidentes.

Recuerden, una obra de caligrafía china solo estará lista y aceptada por su autor cuando aparece la huella roja del sello. Un sello es un tesoro. Utilizarlo le brinda carácter y sobriedad a su trabajo. Tener un sello tallado por su sensei de caligrafía es igual a tener una obra suya. Cuídenlos y úsenlos para firmar sus obras que seguramente se convertirán en preciados regalos para quienes los reciban como obsequios.

   

 

PARIS: PRIMER ENCUENTRO CON LA CALIGRAFIA CHINA.

Paul Quintero - Paris, 1981

Fotografía del Sensei Paul Quintero en Paris, 1981. En ese año conoció directamente al Maestro Zen y calígrafo Taisen Deshimaru (de quien recibió su ordenación como budista Zen) y al Maestro de Caligrafía China Kugen Foussadier. Inició sus estudios de Caligrafía China bajo su direccion para luego reencontrarse en 1984 en Venezuela en el Dojo Zen del Sensei Yves Carouget  en Maracaibo. En ese entonces toma nuevas lecciones de caligrafía con este famoso maestro para luego estudiar durante 9 años más con la Sensei Mary Onari perfeccionando su conocimiento de este arte/escritura. En ese año 1984 también estudio Dibujo Chino con el Sensei Marcos Fung, pintor y calígrafo reconocido y director de la Asociación de Cultura China del Estado Zulia durante muchos años.

La influencia de tantas personas prestigiosas moldeó su trayectoria como Monje Zen y Maestro Fundador de la Escuela de Caligrafía China y Dibujo Zen “Budas de Agua”. Su enseñanza durante años lo integra al arte de nuestro país como precursor de un movimiento único que ha enseñado a cientos de personas interesadas en la cultura y el arte chino salpicado del perfume del Zen. Su enseñanza directa, aguda, con fuerte dirección y con toques de humor espontáneos le ha permitido crear la escuela de caligrafía china más elitesque de nuestro país. Junto con un grupo distinguido de calígrafos graduados de su escuela dicta la pauta en la enseñanza de este arte en Venezuela cuya lengua describe el filósofo venezolano José Manuel Briceño Guerrero (amigo personal) de esta manera:

“Que otros gasten sus zapatos, su dinero, su tiempo, para ver la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo, los soldados de terracota, hablando inglés y tomando fotos con cámaras japonesas; tú enciérrate a estudiar la lengua y su escritura. Por ese camino llegaras al origen y al sentido de esos monumentos que cautivan al turista. Tú no eres un turista, eres un peregrino. Desde los trazos de la escritura y los sonidos del habla dialogará contigo el pueblo más sabio que ha producido este planeta”. (Para ti me cuento a China, Editorial La Castalia).

CUANDO PRACTIQUES LA CALIGRAFIA, NO OLVIDES…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Orientaciones para alumnos/discipulos de la Escuela Budas de Agua.

 

1. Todo trazo ejecutado hacia la derecha se hace en ascenso.

2. Tome el pincel por la mitad de su largo.

3. Mantenga el pincel totalmente derecho (vertical), para permitir que el ki del cielo pase a través de él.

4. Nunca gire la muñeca en ningún sentido. La muñeca nunca se utiliza para caligrafiar.

5. Use el codo como pivote. Es a partir del movimiento del codo que surgen todos los trazos sean rectos o curvos.

6. Todo trazo se ejecuta durante la espiración.

7. En la caligrafía china son importantes los trazos negros, pero igual son de importantes los espacios blancos (su forma y tamaño) entre los trazos negros. Para un balance correcto, observe ambos aspectos antes y durante el trazado del caracter (kanji).

8.La caligrafía china es un Arte. Practíquela como tal. 

JACQUES FOUSSADIER

 

 

 

 

 

 

Jacques Kugen Foussadier, monje zen, es uno de los más antiguos discípulos del maestro Deshimaru. Desde hace más de cuarenta años practica la caligrafía. Los especialistas en este arte no dudan en reconocer a Foussadier como uno de los grandes maestros calígrafos occidentales. Las claves de esta vía: concentración, regreso hacia su propio centro, y repetición, eterno retorno sin apegarse a los resultados, ya sean buenos o malos.

En la práctica de la caligrafía la meta no es un punto final, sino algo constantemente móvil. Dicha movilidad exige una práctica sin interrupción. En esta práctica hay innumerables metas, cada instante posee la suya, pero no hay que pensar en alcanzarla conscientemente. El hecho de practicar incluye la meta. Ambos forman una unidad indisoluble.

De ello resulta una profunda y contínua transformación de sí mismo, más allá de los buenos o de los malos resultados. Los errores son experiencias que se aprovechan, pues la repetición permite reconocerlos y evitarlos. Por los errores podemos mejorarnos.

Totalmente concentrados en la postura justa del cuerpo, en cómo tener el pincel, en la correcta respiración y en el modelo que va a trazarse, es así como el discípulo puede olvidarse de sí mismo. Todo pensamiento consciente desaparece y cede su sitio a la transparencia actuante del cuerpo, que es otra forma de pensamiento, un pensamiento profundo y silencioso que origina en esa unidad que es el cuerpo-espíritu. Su expresión es el gesto, ya que el gesto puro, despojado de todo artificio mental, es manifestación verdadera del pensamiento del cuerpo. Cuando Picasso dijo: ‘Yo no busco, yo encuentro’, se refería, sin duda alguna, a esta actitud fundamental.

Wu Xin, en chino, Mu Shin, en japonés, significa literalmente, no espíritu, no-pensamiento intelectual, ausencia de pensamiento o de formación mental. Pensamiento del cuerpo, pensamiento en acción. El verdadero espíritu es la práctica en sí. Si el espíritu está absorto en algo distinto al trazo que está haciendo, no hay concentración. Cuando se toma el pincel, la mano se vuelve pincel. Ya no hay mano y pincel, hay mano-pincel. La riqueza de las posibilidades de este instrumento es infinita, depende de la sensibilidad, de la sutileza del artista en el momento de la ejecución.

El pincel ha de tomarse fuertemente, con la energía justa. Los dedos deben estar soldados al mango. Así el pincel se vuelve servidor. Obedece exactamente a los movimientos, a los impulsos que le son transmitidos, dejando un trazo fiel en el papel.

Este instante es único y definitivo. Imposible modificarlo. En música un intérprete no puede volver atrás cuando se equivocó de nota, imposible volver atrás en el tiempo. El trazo de caligrafía, una vez que ha sido absorbido por el papel, es definitivo, irremediable, sin retorno. La mínima corrección sería visible, perceptible para el ojo, y la frescura del trazo, perdida para siempre.

Ni la caligrafía ni la pintura, permiten el más mínimo arrepentimiento. La obra largamente trabajada termina surgiendo, natural como una fuente. En este estadio no hay intervención de la persona, es el pensamiento del cuerpo que actúa. El artista vive plenamente su obra, expresión de la vía, expresión de vida. El misterio de las cosas tal cual son.

He colocado este escrito sobre mi primer maestro de Caligrafia China para honrar su conocimiento y su persona.

Nota: Nadie aprende este arte/escritura solo. La guia de un sensei es necesaria. Quien niega a su maestro en cualquier disciplina oriental, se niega y se irrespeta a si mismo. Sensei Paul Quintero.

EL PINCEL: LA HERRAMIENTA MAS IMPORTANTE DEL CALIGRAFO

Los pinceles los podemos encontrar de 2 maneras: con el pelo unido y endurecido (KATAME FUDE 固め筆 o MIZU FUDE 水筆 ) o con el pelo separado (SABAKI FUDE 捌き筆, SANMOU HITSU 散毛筆 o SANTAKU HITSU 散卓筆).

TIPOS DE PINCELES:

  • RYUUYOU HITSU 柳葉筆: ” Pincel con forma de hoja de sauce “. Es el más común. Puede retener mucha tinta y es ideal para escribir líneas largas. La anchura de los trazos puede variar fácilmente con él.
  • JAKUTOU HITSU 雀頭筆: ” Pincel con forma de cabeza de gorrión “. Su pelo es corto y flexible. Es usado para escribir caracteres pequeños con líneas precisas y delicadas.
  • MENSOU HITSU 面相筆: ” Pincel para caras “. Se usa normalmente para trabajos con muchos detalles. Su pelo (normalmente de marta o comadreja ) es poco denso, y el diámetro del pincel suele ser de 2-4 mm., y de largo 2-3 cm.
  • ENGI HITSU 延喜筆, SHINMAKI FUDE 芯巻筆 o MAKISHIN FUDE 巻心筆: “Pincel con sus pelos enrollados en su corazón “. El pelo es bastante flexible y muy fácil de girar sobre el papel. Este tipo de pincel se suele usar para el SOUGANA 草仮名 (hiragana cursivo ).

 

 

 

 

 

 

 

El pincel consta de 2 partes: el JIKU o mango, que está hecho normalmente de madera, bambú, hueso, cuerno o arcilla. Y el HO o mechón, que es la parte más importante ya que es la que determina la calidad del pincel. El HO se divide en 5 partes:

  • INOCHIGE 命毛: ” Pelos de la vida “, punta.
  • HOKOSAKI 鋒先: ” Punto de hierro “, base superior.
  • NODO 喉: ” Garganta “, cuello.
  • HARA 腹: “Vientre”, centro.
  • KOSHI 腰: ” Cadera “, base.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como curiosidad, estos Inochi Ge, 2 ó 3 pelos más largos que el mechón, y que están en el centro, si se estropearan o rompieran, dejarían al pincel inservible, ya que son ellos los que dan precisión a las líneas, al ser puntiagudos y afilados.

Sobre su composición, el pelo del pincel es principalmente de animales. El tipo de pelo determina la suavidad y dulzura del trazo. Generalmente, los de pelo blanco provienen de la oveja y se utilizan para trazos suaves. Los de color marrón suelen ser de ciervo o caballo, con una textura normal-media. Y los de color negro, suelen ser de comadreja, mapache o caballo salvaje, con una textura mucho más rígida. Los pinceles hechos de pelo duro se denominan GOUMOU 剛毛, y los más flexibles se llaman JUUMOU 柔毛. Existen también unos pinceles llamados KENGOU 兼豪, que mezclan pelo de oveja por fuera y pelo más rígido en el interior, consiguiendo así, más elasticidad en la parte céntrica del pincel. Este tipo es muy recomendado para los iniciados en la caligrafía, por su fácil manejo.

Pero la variedad de pinceles es enorme. A veces se usan plumas y fibras vegetales para elaborarlos. Incluso hay costumbre por parte de algunos padres, de usar el pelo de sus recién nacidos para hacer pinceles, y así poder escribir deseos para ellos. Estos pinceles son muy apreciados por los calígrafos.

Su limpieza y cuidado son muy importantes. Antes de usar el pincel por primera vez, debemos lavarlo para quitarle el engrudo que los protege, y secarlos con cuidado, respetando el sentido del pelo. La capucha de plástico que normalmente cubre la punta del pincel, no volveremos a usarla una vez el pincel esté lavado, ya que si volvemos a tapar el pincel mientras está húmedo lo que conseguiremos es pudrir el pelo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para lavar el pincel, nunca debemos dejar que el agua caiga directamente sobre el pincel, ya que esto hará que se abra por el interior y forme cámaras de aire que abrirán el pincel durante su uso.

Dejaremos caer el agua sobre el mango y nos ayudaremos de la otra mano para limpiar el pelo del pincel. Siempre con agua fría o tibia. Una vez esté limpio, lo escurriremos de agua, afilando su punta, y lo colgaremos hacia abajo, para que los restos de tinta que puedan quedar no se acumulen en el centro o cuello del pincel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y qué hacemos con los pinceles que ya estén estropeados? Bueno, guárdenlos. Aprovéchenlos para hacer otras cosas, dar efectos con las tintas, aguadas…se trata de experimentar con ellos, pueden ser muy útiles!!. Así que a probar!

 

 

 

CUANDO DE MANGA SE TRATA, YONG KAI ES EL SITIO.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ ES MANGA?

Manga (漫画?) es la palabra japonesa para designar al cómic en general. Fuera de Japón, se utiliza exclusivamente para referirse a las historietas niponas.

El manga abarca una amplia variedad de géneros, y llega a públicos de muchos tipos diferentes y personas adultas. Constituye una parte muy importante del mercado editorial de Japón y motiva múltiples adaptaciones a distintos formatos: series de animación, conocidas como Anime, o de imagen real, películas, videojuegos y novelas. Cada semana o mes se editan nuevas revistas con entregas de cada serie, al más puro estilo del folletín, protagonizadas por héroes cuyas aventuras en algunos casos seducen a los lectores durante años. Desde los años ochenta, ha ido conquistando también los mercados occidentales.

Desde 2005 la Sensei Tahiri Yepez, destacada caligrafo e instructora certificada de la Escuela Budas de Agua, dicta talleres de este hermoso mundo del dibujo manga en su Escuela de Artes Orientales Yong Kai. Su talento artistico combinado con su amplio conocimiento del diseno le permiten dictar estos talleres en los cuales el publico joven (y no tan joven) de nuestro pais aprende no solo el dibujo sino el coloreado de estas maravillosas creaciones manga.

Esta escuela  fue fundada por la Artista y Diseñadora Tahirí Yépez, profesora de Yoga, TaiChi y  KungFu. Instructora y directora de la escuela de Artes Orientales Yong Kai,  Sub-directora e instructora de la Asociación Cultural Yong Kai y Vicepresidente  e Instructora asistente de la Escuela de Caligrafía China y Dibujo Zen Budas de  Agua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

He aqui una obra espectacular de la Sensei Tahiri Yepez, y aunque muchos deseen ensenar este arte, pocos en nuestro pais cuentan con la sensibilidad y la cultura necesaria como para merecer llamarse profesora de manga. Desde nuestro blog Budas de Agua la felicito e invito a todos los interesados en esta manifestacion artistica a contactar a la Sensei para conocer de las nuevas fechas de sus talleres.

arteorientalyongkai@gmail.com 

Tahiri Yepez: 0416 – 3430845

Arte y Caligrafia en el Limon: Escuela Budas de Agua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El dibujo Zen y la Caligrafia China impregnaron los espacios de la Escuela Budas de Agua y del Centro de Arte

Yong Kai en el Limon, Estado Aragua. Maravillos caligrafos y artistas de la tecnica del dibujo Zen se forman en

los espacios relajados y llenos de exotica flora en este rincon del arte en Aragua. Nuestro proximo taller se dictara

el 29 de Abril, 2012. Esten pendientes tanto para los talleres como para los dias de practica.