LA CALIGRAFIA CHINA

 

 

EL ESTUDIO DE LA CALIGRAFIA CHINA
Sensei Paul Quintero

Cali-grafía significa bella escritura. Lejos de limitarse a las letras y a los ideogramas, la noción de “grafía” se concibe y se practica con todo tipo de útiles / herramientas y sobre una infinidad de soportes que han evolucionado a través de la historia.

Desde el grabado hasta el dibujo, pasando por la fotografía, escritura de la luz, la expresión grafica permite una comunicación precisa entre los hombres y constituye un aspecto esencial del patrimonio cultural de la humanidad. Que esta grafía sea “cali”, este es el propósito de su estudio.

“Calli-graphie”, la belle écriture.
Loin de se limiter aux lettres et aux idéogrames, la notion de “graphie” se concoit et se pratique avec toutes sortes d´outils et sur une infinité de supports évoluant au cours de l´Histoire.

De la gravure au dessin en passant par la photographie, ecriture de lumiere, léxpression graphique permet une communication précise entre les hommes et constitue un aspect essentiel du patrimoine culturel de l´humanité. Que cette graphie soit “calli”, tel est le but de son etude.

Desde hace ya unos veinte y cuatro años el Sensei Paul Quintero, quien es Profesor Titular Emérito de la Universidad del Zulia (Idiomas Modernos, Áreas Inglés y Francés), monje budista Zen e instructor de Karate-Do, dicta talleres de este maravilloso arte chino en nuestro país. Poder estudiar esta caligrafía tan exótica y misteriosa en nuestro país es casi un milagro. Nadie quiere enseñarla. Las personas de China que viven en nuestro país están muy ocupadas en su quehacer mercantilista que hasta parece un chiste pedirles que nos enseñen algo sobre su escritura. Una sonrisa y un inmediato cambio de tema es siempre la respuesta.

Paul Quintero estudió la caligrafía china con el monje Zen Jacques Foussadier en Francia (1981 y 1984 – Templo Zen la Gendronniere) y con la Sensei Mary Onari en Venezuela (1987 – 1997). Al finalizar sus estudios decidió organizar

sus talleres para enseñar lo aprendido. En este quehacer nace la Escuela de Caligrafía China y Dibujo Zen “Budas de Agua” (Caracas –1999). Esta escuela tiene en su haber más de 200 graduandos.

El objetivo de los talleres es proporcionar al participante un conocimiento general para descifrar y poder escribir caracteres básicos de la escritura china. Toda vez que la escritura china es considerada como un arte, el participante aprenderá principios básicos de composición y arreglo de elementos para lograr un trabajo armonioso y bello. Después aparece el dibujo Zen inspirado en la libertad de los trazos y en un trabajo que sugiere figuras humanas, animales, hojas, flores sin limitar su figura a las líneas opresivas. El artista Zen le permite al espectador disfrutar de un trabajo mental necesario que le invita a completar lo que unas pocas pinceladas sugieren sobre el papel. El espectador trabaja al igual que el artista completando ganchos, puntos y líneas para descifrar los dibujos.

Para poder llevar a cabo este trabajo se necesita de orden, disciplina y silencio tanto exterior como interior, razón por la cual se realiza como una meditación en movimiento. La respiración correcta es muy importante y el instructor debe estar pendiente de que se sigan todos las indicaciones correctamente observando y corrigiendo detenidamente el trabajo de cada persona. El incienso es siempre un aliado en los talleres. El pincel hueco permite que, gracias a la técnica enseñada, la energía (ki, chi) pase a través de él y el trabajo adquiera la fuerza necesaria para transmitir esa misma energía (plasmada sobre el papel) con la ayuda de la espiración.

Toda escritura es un secreto. Mirar un carácter chino es mirar un dibujo. Ese es su secreto. El practicante de esta caligrafía aprende a escribir dibujos. A partir de ese momento la mente
occidental analítica da paso a la intuición y se aprende a soñar. Se aprende a ver lo que era casi imposible reconocer. Se aprende a descubrir cuando un trabajo está bien hecho y a disfrutar de la magia de poder caligrafiar con la ancestral técnica del pincel, la tinta y el papel blanco. En el primer nivel, luego de seis horas intensas de trabajo, el debutante se encuentra trazando sus primeros caracteres ante lo cual se maravilla él mismo y por supuesto todos sus compañeros. Pero, para ello habrá tenido que repetir cada trazo decenas de veces y atender a un sinnúmero de correcciones hasta que… en un momento dado – cuando todo parece imposible – y casi se abandona el trabajo, aparece una actitud desconocida y una mente fresca que permite trazar lo imposible. Este es prácticamente un milagro para nosotros los occidentales. El Sensei Quintero dice que cuando tu mente estalla, surge un ¡despertar!. Con mano diligente, con correcciones constantes y un sentido del humor único él te guía hacia ese despertar.

Practicar la caligrafía, en palabras de Miyamoto Musashi (antiguo guerrero japonés) nos permite “refinar nuestro espíritu”. Ella te permitirá refinar tus gestos, tu visión de la estética, el gusto por la elegancia y el gusto por la belleza.

ESTRUCTURA PEDAGÓGICA:

Los Talleres de Caligrafía China y Dibujo Zen están divididos de la siguiente manera. Tres niveles introductorios: Básico, Intermedio y Avanzado. Durante el estudio de estos tres niveles, el estudiante conocerá del origen de los caracteres (pictogramas e ideogramas), sus formas básicas y aprenderá desde el primer nivel a escribir los mismos. Parece imposible, pero desde su primera experiencia con el papel y la tinta china, comienza a aparecer tan maravillosa escritura sobre el papel. En estos tres niveles se conocerán los 28 trazos fundamentales que son la base de la escritura china. El nivel avanzado está dirigido principalmente al Dibujo Zen, sin olvidar por supuesto la caligrafía. Los trazos aprendidos en los dos primeros niveles aparecerán en los dibujos de manera inconsciente. El trabajo final estará impregnado de esta síntesis trazo-dibujo particular de esta técnica desarrollada por el Sensei Paul Quintero.

CALIGRAFÍA Y ARTE:

Ya por el hecho de que una escritura tan misteriosa haya decidido implementar desde sus orígenes un pincel como instrumento de escritura, nos dice que la visión cultural de la misma era desarrollar un ejercicio artístico. La mano alzada y la ejecución alla prima son las características más destacadas de la misma. La escritura china es arte. Es, como expresé anteriormente, dibujar. Simplemente, el pincel acaricia la superficie del papel para pintar. Esta escritura, conocida por muchos calígrafos como huellas del alma, es la manera más simple de pintar. Mientras escribo, pinto. Se pinta con un pincel cargado de tinta que busca plasmar el pensamiento y la cultura de este exquisito país milenario. Es hacer una radiografía a la intuición, la asociación y el soñar de la cultura china. Arte puro…escritura reveladora. No hay mejor camino para entender la mente, el espíritu y la posición existencial de este pueblo misterioso y aparentemente indescifrable.

Mientras trazamos un caracter, pintamos el corazón de una cultura regida por la elegancia, la belleza, el silencio, la meditación y la adoración. ¿Cómo no llamar y reconocer como arte puro (sin influencias de corrientes externas) a este arte que se ha mantenido incólume durante siglos y que se plasma en platos, ropa, tarjetas, paredes, alfombras, cortinas, entradas de casas y negocios como una de las más impresionantes manifestaciones pictóricas del mundo? Sus columnas de caracteres en el papel, escritas de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda nos hablan de otra mentalidad, de otra visión de la vida. Nos puede asombrar el hecho de que los japoneses (co-usuarios de la caligrafía china), que han adoptado y renovado una escritura tan ilógica, hayan desarrollado un sentimiento tan espléndido por la lógica del diseño. Y es que este contacto con la caligrafía china abre espacios en su mente para vivenciar la no-dualidad y disfrutar el instante presente plenamente. Su lógica surge espontáneamente en la acción, la construcción, la industria, el arte y la poesía.

Aprender este bellísimo arte es tan valioso como tener oro en las manos. Para un espíritu refinado, para un artista responsable, para un poeta y hasta para un filósofo aprender este arte-escritura es sin duda una puerta abierta al pasado, a lo remoto, al orden, a la disciplina, a la pasión, al misterio y a la religión.

Sin duda es por esto que tanto el gobierno chino como el japonés están tan interesados en que la población no pierda la oportunidad de retomar los pinceles y vuelva a darle vida al shodo, su preciada escritura. Para ello organizan talleres, seminarios y concursos anuales para incentivar a las nuevas generaciones a practicar la escritura de la manera tradicional. Esta es la razón por la cual un puñado de venezolanos podemos decir que estamos, a través de nuestra práctica del shodo, ayudando a mantener viva esta escritura reconocida como patrimonio de la humanidad. Cincuenta mil (50.000) caracteres se alegran de nuestro trabajo para no perecer. Les invito a pasear por el ki (energía) de esta milenaria cultura y de tan maravilloso arte.

Sensei Paul Quintero
Calígrafo Oficial de la Asociación Zen de Venezuela
Fundador de la Escuela “Budas de Agua”
Monje Budista Zen.

EL ESTUDIO DE LA CALIGRAFIA CHINA
Sensei Paul Quintero

Cali-grafía significa bella escritura. Lejos de limitarse a las letras y a los ideogramas, la noción de “grafía” se concibe y se practica con todo tipo de útiles / herramientas y sobre una infinidad de soportes que han evolucionado a través de la historia.

Desde el grabado hasta el dibujo, pasando por la fotografía, escritura de la luz, la expresión grafica permite una comunicación precisa entre los hombres y constituye un aspecto esencial del patrimonio cultural de la humanidad. Que esta grafía sea “cali”, este es el propósito de su estudio.

“Calli-graphie”, la belle écriture.
Loin de se limiter aux lettres et aux idéogrames, la notion de “graphie” se concoit et se pratique avec toutes sortes d´outils et sur une infinité de supports évoluant au cours de l´Histoire.

De la gravure au dessin en passant par la photographie, ecriture de lumiere, léxpression graphique permet une communication précise entre les hommes et constitue un aspect essentiel du patrimoine culturel de l´humanité. Que cette graphie soit “calli”, tel est le but de son etude.

Desde hace ya unos veinte y cuatro años el Sensei Paul Quintero, quien es Profesor Titular Emérito de la Universidad del Zulia (Idiomas Modernos, Áreas Inglés y Francés), monje budista Zen e instructor de Karate-Do, dicta talleres de este maravilloso arte chino en nuestro país. Poder estudiar esta caligrafía tan exótica y misteriosa en nuestro país es casi un milagro. Nadie quiere enseñarla. Las personas de China que viven en nuestro país están muy ocupadas en su quehacer mercantilista que hasta parece un chiste pedirles que nos enseñen algo sobre su escritura. Una sonrisa y un inmediato cambio de tema es siempre la respuesta.

Paul Quintero estudió la caligrafía china con el monje Zen Jacques Foussadier en Francia (1981 y 1984 – Templo Zen la Gendronniere) y con la Sensei Mary Onari en Venezuela (1987 – 1997). Al finalizar sus estudios decidió organizar

sus talleres para enseñar lo aprendido. En este quehacer nace la Escuela de Caligrafía China y Dibujo Zen “Budas de Agua” (Caracas –1999). Esta escuela tiene en su haber más de 200 graduandos.

El objetivo de los talleres es proporcionar al participante un conocimiento general para descifrar y poder escribir caracteres básicos de la escritura china. Toda vez que la escritura china es considerada como un arte, el participante aprenderá principios básicos de composición y arreglo de elementos para lograr un trabajo armonioso y bello. Después aparece el dibujo Zen inspirado en la libertad de los trazos y en un trabajo que sugiere figuras humanas, animales, hojas, flores sin limitar su figura a las líneas opresivas. El artista Zen le permite al espectador disfrutar de un trabajo mental necesario que le invita a completar lo que unas pocas pinceladas sugieren sobre el papel. El espectador trabaja al igual que el artista completando ganchos, puntos y líneas para descifrar los dibujos.

Para poder llevar a cabo este trabajo se necesita de orden, disciplina y silencio tanto exterior como interior, razón por la cual se realiza como una meditación en movimiento. La respiración correcta es muy importante y el instructor debe estar pendiente de que se sigan todos las indicaciones correctamente observando y corrigiendo detenidamente el trabajo de cada persona. El incienso es siempre un aliado en los talleres. El pincel hueco permite que, gracias a la técnica enseñada, la energía (ki, chi) pase a través de él y el trabajo adquiera la fuerza necesaria para transmitir esa misma energía (plasmada sobre el papel) con la ayuda de la espiración.

Toda escritura es un secreto. Mirar un carácter chino es mirar un dibujo. Ese es su secreto. El practicante de esta caligrafía aprende a escribir dibujos. A partir de ese momento la mente
occidental analítica da paso a la intuición y se aprende a soñar. Se aprende a ver lo que era casi imposible reconocer. Se aprende a descubrir cuando un trabajo está bien hecho y a disfrutar de la magia de poder caligrafiar con la ancestral técnica del pincel, la tinta y el papel blanco. En el primer nivel, luego de seis horas intensas de trabajo, el debutante se encuentra trazando sus primeros caracteres ante lo cual se maravilla él mismo y por supuesto todos sus compañeros. Pero, para ello habrá tenido que repetir cada trazo decenas de veces y atender a un sinnúmero de correcciones hasta que… en un momento dado – cuando todo parece imposible – y casi se abandona el trabajo, aparece una actitud desconocida y una mente fresca que permite trazar lo imposible. Este es prácticamente un milagro para nosotros los occidentales. El Sensei Quintero dice que cuando tu mente estalla, surge un ¡despertar!. Con mano diligente, con correcciones constantes y un sentido del humor único él te guía hacia ese despertar.

Practicar la caligrafía, en palabras de Miyamoto Musashi (antiguo guerrero japonés) nos permite “refinar nuestro espíritu”. Ella te permitirá refinar tus gestos, tu visión de la estética, el gusto por la elegancia y el gusto por la belleza.

ESTRUCTURA PEDAGÓGICA:

Los Talleres de Caligrafía China y Dibujo Zen están divididos de la siguiente manera. Tres niveles introductorios: Básico, Intermedio y Avanzado. Durante el estudio de estos tres niveles, el estudiante conocerá del origen de los caracteres (pictogramas e ideogramas), sus formas básicas y aprenderá desde el primer nivel a escribir los mismos. Parece imposible, pero desde su primera experiencia con el papel y la tinta china, comienza a aparecer tan maravillosa escritura sobre el papel. En estos tres niveles se conocerán los 28 trazos fundamentales que son la base de la escritura china. El nivel avanzado está dirigido principalmente al Dibujo Zen, sin olvidar por supuesto la caligrafía. Los trazos aprendidos en los dos primeros niveles aparecerán en los dibujos de manera inconsciente. El trabajo final estará impregnado de esta síntesis trazo-dibujo particular de esta técnica desarrollada por el Sensei Paul Quintero.

CALIGRAFÍA Y ARTE:

Ya por el hecho de que una escritura tan misteriosa haya decidido implementar desde sus orígenes un pincel como instrumento de escritura, nos dice que la visión cultural de la misma era desarrollar un ejercicio artístico. La mano alzada y la ejecución alla prima son las características más destacadas de la misma. La escritura china es arte. Es, como expresé anteriormente, dibujar. Simplemente, el pincel acaricia la superficie del papel para pintar. Esta escritura, conocida por muchos calígrafos como huellas del alma, es la manera más simple de pintar. Mientras escribo, pinto. Se pinta con un pincel cargado de tinta que busca plasmar el pensamiento y la cultura de este exquisito país milenario. Es hacer una radiografía a la intuición, la asociación y el soñar de la cultura china. Arte puro…escritura reveladora. No hay mejor camino para entender la mente, el espíritu y la posición existencial de este pueblo misterioso y aparentemente indescifrable.

Mientras trazamos un caracter, pintamos el corazón de una cultura regida por la elegancia, la belleza, el silencio, la meditación y la adoración. ¿Cómo no llamar y reconocer como arte puro (sin influencias de corrientes externas) a este arte que se ha mantenido incólume durante siglos y que se plasma en platos, ropa, tarjetas, paredes, alfombras, cortinas, entradas de casas y negocios como una de las más impresionantes manifestaciones pictóricas del mundo? Sus columnas de caracteres en el papel, escritas de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda nos hablan de otra mentalidad, de otra visión de la vida. Nos puede asombrar el hecho de que los japoneses (co-usuarios de la caligrafía china), que han adoptado y renovado una escritura tan ilógica, hayan desarrollado un sentimiento tan espléndido por la lógica del diseño. Y es que este contacto con la caligrafía china abre espacios en su mente para vivenciar la no-dualidad y disfrutar el instante presente plenamente. Su lógica surge espontáneamente en la acción, la construcción, la industria, el arte y la poesía.

Aprender este bellísimo arte es tan valioso como tener oro en las manos. Para un espíritu refinado, para un artista responsable, para un poeta y hasta para un filósofo aprender este arte-escritura es sin duda una puerta abierta al pasado, a lo remoto, al orden, a la disciplina, a la pasión, al misterio y a la religión.

Sin duda es por esto que tanto el gobierno chino como el japonés están tan interesados en que la población no pierda la oportunidad de retomar los pinceles y vuelva a darle vida al shodo, su preciada escritura. Para ello organizan talleres, seminarios y concursos anuales para incentivar a las nuevas generaciones a practicar la escritura de la manera tradicional. Esta es la razón por la cual un puñado de venezolanos podemos decir que estamos, a través de nuestra práctica del shodo, ayudando a mantener viva esta escritura reconocida como patrimonio de la humanidad. Cincuenta mil (50.000) caracteres se alegran de nuestro trabajo para no perecer. Les invito a pasear por el ki (energía) de esta milenaria cultura y de tan maravilloso arte.

Sensei Paul Quintero
Calígrafo Oficial de la Asociación Zen de Venezuela
Fundador de la Escuela “Budas de Agua”
Monje Budista Zen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s